16/2/12

Crítica: Los descendientes

CRÍTICAS
THE DESCENDANTS
Suavecito para abajo, para abajo, para abajo...


... Suavecito para arriba, para arriba, para arriba, BOOOOMBA, sensual, ¡un movimiento sensual! Y ya paro de empezar críticas así. Lo siento, ya sé que soy un gilipollas integral con cero imaginación para los títulos de las cosas a las que llamo críticas. Hoy traemos Los descendientes, esa peli de Alexander Payne sobre gente que baja. Y chistes malos aparte (o sea, que nos hartaremos unas pocas líneas más adelante), la película opta a 5 premios óscar: película, director, actor protagonista, guion adaptado y montaje, vamos, ha pillado buen cacho, y de no ser porque el triunfo de The artist está cantado ya, pienso que se alzaría con el premio gordo.
Reconózcolo, nunca he visto nada de Payne (aunque siempre me ha llamado Entre copas), pero me daba a que era un rollo a lo Reitman. Y la verdad después de verla me dicen que la ha dirigido el de Up in the air y me lo creo enterito.
De qué iba la peli es algo que no sabía antes de verla. No sabía más allá de que era sobre un tipo al que interpreta George Clooney dando tumbos por Hawaii. Si bajaba o subía por aquellos montes me lo podía imaginar por el título. No os quiero contar mucho, mis apreciaciones van principalmente sobre el argumento así que para que lleguéis, si no la habéis visto, frescos cual flor de estampado de camisa hortera jaguayana, vamos a usar palabras en clave que marcaremos en cursiva:
La película empieza con un plano de una señora practicando algún deporte en la playa, concretamente, castillos de arena. Después de los títulos de crédito nos vamos ya toda la peli con Clooney que nos cuenta cosillas en voz en off. Entre otras cosas que no le interesan a nadie como que le pertenece por herencia un prostíbulo de zarigüeyas, nos cuenta que la señora aquella era su mujer y que tras practicar castillos de arena ha acabado en Malasia poseída por un demonio malhablado. Por este motivo, se le encasquetan a Clooney las dos hijas del matrimonio con las que, a saber, no se lleva muy bien. Encima un mono malayo le espeta que a su mujer poseída por un demonio malhablado le van a cantar bulerías, una escena donde, por cierto, Clooney brilla como los anuncios de Freixenet. A partir de aquí tú te esperas que la película se centre en cómo Georgie sacará adelante a su familia en una situación tan difícil con su mujer poseída por un demonio malhablado en Malasia. Y más o menos es eso, pero resulta que Clooney es un padre tan guay que dejaría desayunar a sus hijas Mentos con Coca-cola, y se llevan en verdad de puta madre. Y encima, por la puta cara, aparece un niño gilipollas como chorbo de la hija mayor que se supone que es el contrapunto cómico pero que lo único bueno que aporta es una escena en la que Robert Foster materializa lo que todos estábamos deseando que ocurriera, que es que se lleva un sopapo bien dado. Salvo por la posesión de su mujer, la vida es color de rosa en Hawaii, solo faltan Lilo y Stitch, y entonces necesitamos un conflicto principal. Y ese viene con que Clooney se entera de una circuncisión. Y la circuncisión le duele mucho y lo trae hasta la punta de la… nariz. Y buscando el motivo de tan dolorosa circuncisión se lleva a las niñas y al retrasado por Hawaii, vuelta para arriba, vuelta para abajo (de ahí el título, claro), de isla en isla y tiro porque, porque… porque me sale de los huevos. Y Clooney llora, le escuece, pero tiene que seguir adelante con su familia. Y ya no os cuento más.
En definitiva, la peli al principio no es lo que uno espera y se va por unos caminos quizás más convencionales, pero funciona porque Clooney es un actorazo y nos creemos su dolor y sentimos empatía por su personaje. Las niñas son simpáticas y la peli se envuelve de una atmósfera melancólica acentuada por las canciones jaguayanas tristes que descartaron de la banda sonora de Lilo & Stitch, con ciertos pespuntes de humor negro negrísimo, como las tomas de la mujer poseída por un demonio malhablado en Malasia y el carácter patético de esas escenas en territorio de monos malayos. Es bonita, se ve del tirón, nos descubre a Shailene Woodley y en ella da George Clooney su mejor actuación. Circuncisiones aparte, es una buena peli.
NOTA:
Lo mejor: Clooney y la escena en la que el mono malayo le cuenta que a su mujer poseída por un demonio malhablado le van a cantar bulerías. Desgarradora interpretación.
Lo peor: el inútil niñato imbécil de los cojones, ¿dónde está mi escopetilla de plomos?

PD: leyenda de chorradas varias, y por tanto, SPOILER:
  • Castillos de arena: algún deporte marítimo, no es spoiler, pero me hacía gracia ponerlo así.
  • Prostíbulo de zarigüeyas: una media isla de Hawaii.
  • Malasia: hospital.
  • Poseída por un demonio malhablado: en coma.
  • Mono malayo: médico.
  • Cantar bulerías: desenchufar de las máquinas de médicos esas.
  • Circuncisión: infidelidad.
PD2: los términos me han salido del alma mientras escribía, no me busquéis connotaciones de ningún tipo.
PD3: No seáis mal pensados, no tengo escopeta de plomos. Tengo todo un batallón de escorpiones (gracia chorra desdicada a la mamá de Clístenes relacionada con los exámenes, ¡que ya he terminado, yuhu!).
PD4: consejo del día: aunque se os quede el móvil sin batería, no llevéis ningún libro y tengáis que estar dos horas en autobús camino de tu pueblo cuando el trayecto en coche es de menos de una hora, nunca, nunca, os pongáis a escribir una crítica con el portátil. Es como si el ordenador tuviera párkinson, ¡tus dedos no saben adónde acudir! Así que si la crítica es mala, la culpa al bus, ea.

10 comentarios:

Carlos Andrés dijo...

Mejor explicada... pa' 'ónde. Me apunto varios de los términos, seguro me sirven en cualquier momento.
La película, es sincera y conmovedora, y como todo el cine de Payne, muy humanamente certera. Aunque no es la mejor de él. Te recomiendo Sideways, que en mi humildísima opinión, es obra maestra. Ya dirás.

PD: Estás muy reguetonero últimamente, o qué, ¿ah?. Saludos, tío.

daniel dijo...

Tomo el consejo de no escribir mientras el bus corre jeje... Aunque a todo galope la critica esta muy bien. Como dices Clooney hace que la pelicula funcione bastante, a mi me convenció su actuacion, su angustia y dolor fueron plasmados con exactitud.

¿Poseida por un demonio mal hablado? Esas cosas te salen del alma? jajajaja

Un abrazo Roke :D

daniel dijo...

P.D: Me has dejado intrigado con los inicios de tus criticas, jaja, empiezo a indagar cuál sera el siguiente tema :P jejeje

Roke dijo...

Carlos: siempre he querido ver Sideways, y seguro que me gusta más, porque esta tampoco es que me haya cautivado. Está bien y vale. Y de requetonero nada, eh, que La bomba es una canción que debería declararse patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Daniel: Clooney está enorme. Cuando vi The Artist quería que ganara Dujardin, ahora ya no sé a quién tirarle.
Uf, Dani, es que tengo un alma muy sucia xD
Y lo de los inicios, quita, siempre lo que más me cuesta es empezar la crítica y ponerle un título, algo que ya no sé por qué cojones sigo haciendo, en todas las críticas el título es una puta mierda sin gracia, ya no sé adónde voy a acudir xD Y esta chorrada de la Bomba es lo único que se me ha ocurrido. Estoy pa' jubilarme xD

¡Saludos a los dos!

Pabela dijo...

jajaja siempre disfruto más tus críticas que las pelis en sí jajaa. Esta me gustó pero no le veo por donde tanta alharaca, está muy bien pero no creo que sea una grandeza de peli. Clooney no obstante se pone cada vez mejor aunque como actor no sea uno de mis preferidos, honestamente.

Marisa dijo...

Recien por tu comentario en mi blog vengo aqui y mira la imagen que tenes en el header de tu blog !
Ya mismo me pongo a investigar tu blog !

Gine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gine dijo...

Horchata de chufa sí, sí; Horchata de Chufa no, no (otro temazo de King Africa que por desgracia la crítica no recibió bien)

A mi Payne no me convence demasiado. Con Sideways un poco más y me tiro por la ventana... odié la película (vaya cosa más insulsa y aburrida) y al secundario. Cuando vi Election se hizo perdonar... no esperaba nada de la película y me pareció simpática y entretenida (si no la has visto creo que te gustará). Con The Descendants me dejó bastante fría, está bien como película independiente con buenas intenciones pero no pasa de ahí... le falta un hervor para decirlo de alguna manera.

Saludos ;)

mge dijo...

Qué buen inicio de crítica. Lástima que me ilusioné con que no te había gustado y resultó ser que sí :P

Yo la padecí. Y eso que me había gustado todo lo que había visto de Payne hasta el momento.

camila dijo...

pero si se llamaba los descendientes, no por descender si no porque hereda una tierra que a sido por años de la familia osea es un descendiente.