21/2/11

Crítica: 127 horas

CRÍTICAS DEL 2010/2011
127 HOURS
Una peli sobre lo perro que es el destino, lo buenas que son las navajas suizas y lo rica que está el agua fresquita


Danny Boyle dirige esta película nominada a nada más ni nada menos que seis óscares dos años después de arrasar bailando el "Jai ho" con su Slumdog Millonaire. He visto poco cine suyo, pero con lo que llevo visto hay una palabra perfecta que lo describe: videoclip. Porque esto es lo que hace este tío: un batallón de escenas, a veces chulas, otras no tanto, aceleradas, que se pisan los talones las unas a las otras, al servicio de una música muy modernita, o sea, super cool, con rollo pseudofilosófico incluido donde el destino es el sentido de la vida (?).
127 horas
va de un tipo, muy chulo él, con el brazo atrapado por una piedra en una grieta del Cañón del Colorado durante mucho tiempo (¡premio a quien lo adivine!), y se retratan sus angustias, pensamientos, tácticas de supervivencia y tal y cual. Casi sobra decir que está basada en hechos reales y que Aaron Ralston que es quien le tocó vivir ese infierno, es una persona de carne y hueso, pero bueno, a partir de ahora no me cortaré con los detalles del argumento (lo que vienen siendo spoilers), así que si alguien no conoce la historia, no ha visto la película y se quiere quedar con la intriga de si se muere allí o lo salva un extraterrestre cíclope de Saturno en un platillo volante para convertirlo en el rey de su sociedad de aventureros intergalácticos, que se quede aquí; tendrás la suerte de que no leerás la parte perra de la crítica y no te quitaré las ganas de verla, mira tú que bien (pero después vuelve y sigue esta interesantísima lectura, ¡eh!).
Voy a ser clarito: lo que me jode de esta película es la mierda de estilo videoclip. El argumento no da mucho juego, pero mola y llama muchísimo la atención. Sí, puede ser difícil de llevar a flote, pero se puede construir una historia emocionante y emotiva a partir de él. No podemos decir que Danny Boyle no lo consiga, pero si lo hace es a costa de una realización muy, muy facilona. ¿Qué tiene esta película de clautrofóbica o angustiosa? ¡Si a cada dos por tres tenemos planos (muy bien fotografiados, eso sí) del Gran Cañón, flashbacks y otras secuencias chorras e innecesarias para plasmar los pensamientos, anhelos y calamidades del pobre chaval! Ahora se va a acordar de su ex novia: imágenes de cómo se enamoró y cómo la cagó; que tiene sed (y mucha): pongo imágenes de refrescos bien fresquitos cual anuncio noventero de coca-cola; y toda una serie de recursos baratos para rellenar la hora y media que dura la peli. Ah, todo esto con el montaje puerco videoclip, con pantalla partida hasta en tres fragmentos, ¿a dónde miro? "Pero, ¿y el final?, es muy angustioso, yo me desmayé por lo menos ocho veces"; bueno, hay gente para todo, a mí por lo menos no me resultó para tanto la escena corta-brazo teniendo en cuenta que para conseguir esa "agonía" utiliza sonidos chirriantes y movimientos bruscos de cámara (facilones, cómo no), ¡ay, qué doló!
Y todo aderezado con una música fea, que le pega (muy triste cuado el tío está triste y muy insufla-valor en los momentos despedida de miembros), pero fea. Me parece indignante que esté nominada al óscar, y eso que la mitad de sus temas son adaptados y que no es original la música del clímax (aunque es un uso sabio poner a Sigur Rós aquí).

Entonces, ¿es buena esta peli? Pues, a pesar de todo, y ser de lo más efectista que han visto mis ojos y escuchado mis oídos, es medianamente efectiva, y el personaje, magníficamente interpretado por James Franco, cae bien y conmueve. Eso sí, como dije más arriba, estoy hasta los putos huevos de las moralinas sobre el destino de este tío en sus películas (
"¡pues no las veas, gilipollas!"), pero uno aprende unas cuantas cosas de mucho valor: que hay que avisar a alguien del sitio a dónde te vas, que uno quiere beber cuando tiene sed y que las navajas baratas son poco útiles para cortarte el brazo, donde esté una buena navaja suiza...
NOTA: 6 (* * *)

Lo mejor: La interpretación de James Franco, las canciones del clímax y los créditos y las lecciones no intelectualoides que uno aprende.
Lo peor: lo facilón y efectista de la propuesta videoclipera, la música chirriante y las moralinas apestosas.

Opciones de óscar: Está nominada a película, actor principal, guion adaptado, banda sonora, canción y montaje. En película, guion adaptado y música no tiene nada que hacer (porque parece que este año le echarán el ojo a algo mejor, y si no, me matan). Montaje irá para la peli que vaya a ganar el principal: es decir, La red social o El discurso del rey. Actor sería una grata sorpresa, pero el sosaina de Firth tiene premio asegurado. Canción podría resultar vencedora (un premio que no me disgustaría mucho, si bien, siendo buena, me resulta la peor del cuarteto) por esto que les da a los académicos de vez en cuando por votar la canción más rara (y fea, generalmente) de los nominados, véase Jai ho, o las de raperas puercas de turno; pero seguramente, se irá de vacío (y justamente).



PD: La primera del intento de las diez críticas o escuéticas a las nominadas a los óscars antes de la ceremonia del domingo. Una porra: ¿lo conseguiré o no? Voy a confiar una mijilla en mí, y digo que sí (ya las tengo escritas y listas para publicar, mujajajaja -mis ganas). Ah, y tengo que hacer la crítica a su hermana coja Enterrado (Buried), ¡recordádmelo!

6 comentarios:

Chauncey dijo...

Roke... por favor, has criticas mas cortas! XD

A mi me gusto un poco mas que a vos, pero coincido en muchas cosas.

Abrazo

Rodrigo Moral dijo...

Bien, coincido con que es la peor canción del cuarteto, y me alegra encontrar a alguien que opine exactamente lo mismo.

Para mí se irá con las manos vacías. Cuando la vi por primera vez, me dije que si Dod Mantle (creo que es el encargado de la fotografía) estaba nominado al Oscar, podría aguarle la fiesta a Deakins. Al parecer, ni lo consideraron.

De las seis nominaciones, los premios que más merecería ganar son los de montaje (pero está Red Social que la supera) y musicalización (con, nuevamente, Red Social y El Discurso del Rey encima).

¿Justo que se vaya con las manos vacías? Puede sonar horrible, pero la verdad, no es la "mejor" en absolutamente nada. Y eso basta para llorar en casa.

La amputación es, como decís, sobrevalorada; lo de poner imágenes de líquidos cuando tiene sed (creo que lo planteé en mi crítica) es sumamente Boyle (bastante perverso, una "animalada" que más se parece a burla que al arte)

Hace dos días la volví a ver por segunda vez. Ojo, me gustó más que la primera, pero mantengo mi opinión. Más se parece a Slumdog Millionaire (no es tan buena) que a Transpoitting.

Saludos!

daniel dijo...

Pues bueno, a la final no ha sido un 4 o 3 como esperaba... La peli como bien sabes me gustó mas y es que Franco se manda una INMENSA interpretación.
Y la canción pues, voy a la inversa, me parece muy muy buena... =)

SeñorBerns dijo...

A mí esta me gustó más que inception y black swann. Lástima que la mejor época de Boyle ya pasó (Por lo menos hasta ahora)

Por último espero, que gane James Franco el oscar al mejor actor, pero es obvio que lo va a ganar el sujeto de "el discurso del rey"

Te tengo fe en que vas a poder hacer todas las críticas de las nominadas, ya que yo todas no las voy a ver pero si las voy a leer.

Saludos!

victor dijo...

Lo de videoclip a mí me gusta mucho. La canción salva la BSO, pero no es para darle el Oscar en absoluto...

Saludos!

LuisEVM dijo...

La BS por separado no me gusta...pero queda perfecta a la película...la cancion es bien pegajosilla por ese sonidito de taranran...tantaran....y la dirección junto con la edición de las mejores del año....tal vez mi quinta en discordia

saludos!!!!