27/2/11

Crítica: Toy Story 3

CRÍTICAS DEL 2010
TOY STORY 3
Los juguetes también lloran

En 1992, La bella y la bestia batió un récord: ser la primera película de animación en optar al óscar a mejor película. Diez años después, tras la aparición de obras maestras del cine como El rey León o el primer largometraje de Pixar, Toy Story, los gilipollas de la academia crearon la mierda de categoría de "mejor largometraje de animación" como una manera de esquivar verdaderas obras de arte de la categoría principal: "una película de dibujitos animados la mejor del año, ¡no me hagas reír!". Desde entonces hemos visto fuera de la categoría de mejor película a maravillas como: Shrek, Monstruos S.A., El viaje de Chihiro, Buscando a Nemo, Los Increíbles, La novia cadáver, Ratatouille, Persépolis y WALL•E. En 2009 les dio por elevar a 10 el número de candidatas al óscar, lo que lleva a que haya más espacio para poner a la peli de dibujitos del año, "bah, si de todas formas no van a ganar". Y así, Up y Toy Story 3 han sido la segunda y tercera película de animación en conseguir tal honor. El cine de animación, en muchas ocasiones superior al de acción real, está tremendamente desvalorado como productos destinados a niñatos mocosos, ¡y una mierda! Así que, aunque sean candidaturas de mentirijilla, valoro que se consideren dentro de lo mejor del año.
Me es difícil hablar de esta película, mucho. He crecido viendo una y otra vez Toy Story, es quizás la película que más veces he visto en mi vida y que menos me canso de ver. La película de mi infancia por antonomasia. Por lo tanto, estos juguetes me tienen ganado. La secuela la vi hace un par de años y me resultó una de las películas más divertidas que he visto nunca. El verano pasado llegó la tercera parte, y las expectativas eran enormes. Pixar siempre es sinónimo de calidad, creando películas que consiguen robar los corazones de grandes y pequeños. Pero Toy Story 3 va más allá. La última aventura de los juguetes es una película total y exclusivamente destinada a los grandes (pudiendo los enanos disfrutarla también), especialmente a los que crecimos con las primeras partes. Se la puede tildar de pretenciosa, vale, pero si cumple lo que pretende, no es que sea algo negativo. Pero es que siento que han hecho la película para mí: Andy tiene mi misma edad en la película, este mismo verano yo también me he tenido que mudar por la universidad y se dejan muchas cosas atrás. Me sentí muy idenificado con él en ese magnífico final agridulce, ¿quién no ha pasado tantos ratos buenos con sus juguetes, algo que ya se ve lejano? Yo jugaba a digimon y me lo pasaba pipa (un tiranosaurio rex digievolucionaba en un robot, qué chulada). Y encima, ¡me ponen a Buzz Lightyear andaluz!
Es que explora tantas emociones, es tan bonita, coño. Os digo que cuando fui al cine el viernes del estreno, era ya solo ver el logo de Pixar y tener una sonrisa de oreja a oreja. Fue empezar la película con esa chulísima aventura de Andy, y las imágenes de su infancia, y me puse a llorar como una magdalena. Soy, muy, muy llorón con el cine. Estuve con la lagrimilla durante toda la película mientras me lo pasaba como un niño chico, y en el momento del vertedero, os podéis imaginar, sufrí como nunca con una película. Del final no sé ni cómo pude ver algo a través de tanta catarata. Pero es que acabó la película con ese precioso plano de las nubes, y seguí llorando. Con las imágenes de los créditos volví a pasármelo en grande, y ya en busca de la salida, mientras me enjugaba los ojos y un padre y su hija pequeña bailaban Hay un amigo en mí versión flamenqueo, salí a la calle y me pasó lo que nunca me había pasado: un nuevo ataque de llanto ¡ya acabada la película! La verdad es que fue bastante preocupante y vergonzoso, pero me la suda. Si os lo cuento es para que veáis el impacto que esta peli ha tenido en mí. Pero hay más, la he visto otras tres veces, y las tres veces volví a llorar. Toy Story 3 y yo somos la solución a las sequías.
Solo de recordarla para escribir esta pseudocrítica ya se me ponen los pelos de punta, y cuando me pasa esto recordando una película, eso significa que forma parte de mí.
Soy consciente de que todo esto que estoy escribiendo es una chochada almibarada altamente subjetiva, pero es que no puede ser de otra manera. Toy Story 3 va más allá de lo que considero el cine en su máxima definción.
Y ya no sé qué decir más, un precioso canto a la amistad, la familia, la infancia, la inocencia, pero también el paso de pequeños a grandes tratado con un tacto milimétrico. Una absoluta obra maestra, ya estáis tardando en volver a verla.
NOTA: 10

Lo mejor: absolutamente todo. Destaco las canciones, la banda sonora, todos los personajes, Buzz andaluz, el final... todo, todo y todo.
Lo peor: nada, pero nada de nada de nada.



Opciones de óscar: Sus cinco nominaciones supieron a poco. Banda sonora y sonido debió haberlas conseguido. Y no habría sido nada descabellado nominarla a dirección artísitica y dirección. El premio chorra (mejor película de animación) lo tiene seguro. Podría vencer en mejor canción y sorprender en montaje de sonido. Su guion original estúpidamente en la categoría de adaptado no tiene nada que hacer frente al de La red social. Sería la única justa al 100% ganadora a mejor película, pero nada, los payasos de los académicos no votan pelis de "dibujitos". Que los f_llen.

5 comentarios:

Alvaro dijo...

Yo también estoy de acuerdo en que "Toy Story 3" sería una digna ganadora del premio para la Mejor película (Considerando que ha sido considerablemente superior al resto de películas que se han estrenado en el 2010) pero tal como dices, aún hay muchos prejuicios en contra de las películas animadas...Por otra parte, lo crear un premio especial para películas animadas es algo tonto, por lo menos ha servido para que algunas películas animadas no comerciales obtener algo de reconocimiento (Como por ejemplo Persépolis, Las Trillizas de Belleville, El secreto de Kells y El Ilusionista) Curiosamente, la película "Waltz with Bashir" fue nominada a mejor película extranjera, pero no a la categoría de mejor película animada...¿Será que los de la Academia no la consideran como una animación?

Rodrigo Moral dijo...

Yo creo que algún año, y dudo que pase mucho tiempo, una película animada va a acabar ganando el premio. Me da la impresión de que están esperando algo realmente grande, caro, etc..
Toy Story 3 no es la más grande de las animadas, pero es una buena película. A mí me gustó. La volví a ver por segunda vez hace un par de noches y me pareció tan interesante como el primer encuentro.

Qué suerte que te pudiste identificar con el personaje. A mí me dijeron (en relación a The kids are all right) "te vas a sentir identificado con el joven" (supongo que lo dijeron por la edad, le llevo un año al personaje ese) y la verdad, nada que ver :P

Me hiciste reir con lo de los problemas con la sequía. Realmente.

Saludos!

Anónimo dijo...

En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

Viva la animación¡¡¡¡¡
Viva mufasa¡¡¡¡¡
Viva jack skeleton¡¡¡¡¡
y viva el señor potato¡¡¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Ya te digo. Por razones curiosas, un tanto inverosímiles, con algo de gracia a veces y desconcertante absurdez otras, fue ayer cuando vi la peli.
lA 1 me gustaba. La dos me encantó. Pero la ésta me arrancó de los ojos las cataratas del Niagara y un poco del Iguazú. Hasta me reía de lo que lloraba.
jamaás me había pasado algo así. Y más lloré todavía cuando vi qu irremediablemente se acababa la película y no habia modo alguno de evitar que pasara.
Ole, ole, sí señor, sí señor.

Paola Monter Uribe dijo...

Coincido contigo, Toy Story 3 del director Lee Unkrich es espectacular, la historia es maravillosa y el diseño de los personajes es espectacular, a mí me encanta esta película y a mis sobrinos también.